¿Se pueden revivir animales extintos?

¿Se pueden revivir animales extintos?

Estamos en la era de la desextinción. Una nueva palabra para un nuevo desafío científico de la humanidad: revivir animales extintos. ¿Es posible traer de vuelta animales que se extinguieron hace miles, cientos o decenas de años? No solo es posible, sino que ya se ha hecho, aunque no con todo el éxito que prometen los libros y películas de ciencia ficción como Parque Jurásico.

Científicos españoles y franceses lograron, en 2003, clonar a Celia, la última hembra de bucardo, una subespecie de cabra montés ibérica que vivió en los Pirineos. A partir de células conservadas del animal, inyectaron óvulos de cabra doméstica y luego implantaron embriones en 57 animales capaces de gestarlos. Solo el embrión implantando en una hembra híbrida de cabra montés y cabra doméstica, llegó a término. Pero, el clon de bucardo falleció a los pocos minutos de haber nacido, pues había desarrollado malformaciones.

Técnicas empleadas para intentar revivir animales extintos

La clonación es una de las tres técnicas empleadas por la ciencia para intentar revivir animales extintos. Las otras dos son la cría selectiva y la inhibición genética.

Revivir animales extintos

Clonación para revivir animales extintos

Como ilustra el caso del bucardo, la clonación consiste en inyectar células del animal extinto en el óvulo de un pariente cercano de la especie. Luego, el embrión es implantado en ese pariente cercano para que nazca un animal que será la copia genética idéntica del animal extinto.

Para clonar hay que contar con el material genético del animal extinto, por lo que es necesario extraerlo del último ejemplar vivo o de individuos conservados en hielo. Esta es una de las razones por las cuales los dinosaurios no son candidatos a resucitar. No se cuenta con órganos de donde extraer el material genético de los dinosaurios, únicamente se tienen huesos de estos animales.

La clonación se ha caracterizado por tener una alta tasa de fracaso, pero en los últimos diez años, los científicos han mejorado las técnicas de clonación. Los avances aumentan la probabilidad de revivir animales extintos.

Clonacion

Cría selectiva

La cría selectiva consiste en cruzar especímenes de animales o plantas con unas características determinadas para lograr una nueva raza o especie. Es un proceso que se va repitiendo por varias generaciones mediante la selección de los especímenes más apropiados, aquellos con las propiedades que se quieren perpetuar. Se realiza hasta conseguir una descendencia con las características deseadas.

Los primeros experimentos de cría selectiva para revivir animales extintos tuvieron lugar hace casi un siglo. Fueron obra de los hermanos alemanes Heinz y Lutz Heck. Heinz quiso resucitar al tarpán, caballo salvaje euroasiático que se extinguió en 1909. El animal que intentó revivir Lutz fue el uro europeo, un enorme mamífero que extinguió en 1627.

Cria selectiva

Los hermanos Heck se dedicaron a cruzar individuos de especies de animales que tenían características parecidas al tarpán y al uro. Según los resultados que anunciaron, ambos lograron resucitar a las dos especies, pero hoy se sabe que en realidad no alcanzaron el objetivo. Las especies logradas no eran idénticas a los animales extintos. Lo que los Heck consiguieron fue producir dos nuevas subespecies: el caballo de Heck y el bovino de Heck.

La cría selectiva no es una técnica con la que se pueda revivir animales extintos, pero sí puede ayudar a conservar mejor las especies en peligro de extinción.

Inhibición genética

La inhibición o bloqueo genético consiste en manipular genéticamente una especie para transformarla en una réplica exacta del animal extinto.

El objetivo es lograr la activación de atavismo, es decir, conseguir que se manifiesten los genes más antiguos de la especie, aquellos que conservan sus características ancestrales. La activación se logra inhibiendo el gen que impide, por obra de la evolución, que esos antiguos genes se expresen.

Esta técnica fue propuesta por los paleontólogos Jack Horner y James Gorman, quienes continúan investigando para tratar de resucitar a un dinosaurio. Su objetivo es reproducir algunas características del terópodo a partir de una gallina, inhibiendo algunos de los genes de esta. Sería el punto de despegue para el sueño de revivir un dinosauro.

Las tres técnicas para revivir animales extintos implican enormes retos biotecnológicos, pero también bioéticos. ¿Cuál es el objetivo de revivir una especie? ¿Cómo ayudaría al planeta actual que resucitara una especie extinta hace miles de años? ¿Quiénes determinan cuáles especies se deberían revivir? Son algunas de las preguntas que están en debate sobre el tema.

Inhibicion genetica

Animales extintos que podrían revivir

En el mundo están en marcha proyectos de investigación para revivir animales extintos. Algunos de los candidatos a la resurrección son:

  • Mamut lanudo: de grandes colmillos y abundante pelaje, vivieron hace 10.000 años. Podrían revivir gracias a los restos de ADN de mamuts congelados en la tundra siberiana que se implantarían en elefantes.
  • Tigre dientes de sable: se extinguieron hace 10.000 años sin que se conozcan las causas de su desaparición. Existen ejemplares bien conservados a partir de los cuales se podría intentar revivirlo.
  • Alce irlandés: es el ciervo más grande que jamás ha existido. Desapareció hace 4.000 años, pero se han hallado numerosos ciervos conservados en el hielo que se podrían clonar.
  • Pájaro dodo: era un ave endémica de la Isla Mauricio que se extinguió por acción del hombre a finales del siglo XVII. Existe un ejemplar conservado del cual se puede extraer ADN para traer de vuelta al dodo.
  • Rana de incubación gástrica: se extinguió en 1981; habitaba en Australia y era peculiar por ser capaz de incubar huevos dentro de su estómago. Se pretende revivirla a través de la clonación.
  • Cebra quagga: fue típica de Sudáfrica y está extinta desde 1883. Existe ADN en buenas condiciones como para intentar la clonación. Se han logrado nuevas quaggas a partir de la cría selectiva.
  • Tigre de Tasmania: este marsupial que habitó en Australia y Nueva Guinea, se extinguió por culpa de la caza en la década de 1930. La clave de su resurrección podría estar en el ADN del demonio de Tasmania.
  • Rinoceronte lanudo: este animal adaptado al frío extremo de la edad del hielo, se extinguió hace 10.000 años. Ejemplares conservados en hielo, hallados en Polonia, y sus parientes cercanos aún vivos, son las claves para devolverlo a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.